Ludwika: «Eran épocas muy difíciles», dice de sus primeros años en Polonia

Ludwika: «Eran épocas muy difíciles», dice de sus primeros años en Polonia

Durante una entrevista con la periodista Mara Patricia Castañeda, la actriz polaca se sincero sobre varios temas personales, entre los que recordó que difícil fue para su familia salir de Polonia, además de los contratiempos que vivieron al llegar a México.

Ludwika llegó a México cuando aún era muy pequeña, por lo que sus recuerdos sobre sus primeros años de vida en su país natal son un tanto vagos y borrosos, pero con platicas casuales con su padre, ha ido formando imágenes de un pasado.

Afortunadamente, su padre tiene memorias muy claras de aquellos instantes de su vida familiar y por supuesto no ha dudado en transmitírselos a su hija.

Precisamente sobre este tema es que la actriz, que finalmente ha hecho toda una vida y una carrera en México, ha decidido hablar durante una reciente entrevista en la que con toda sinceridad se refirió a sus años en Polonia y de las razones que la trajeron a México.

En una charla relajada en la sala de Mara Patricia, grabaron un clip para el canal de Youtube de Castañeda, donde la actriz compartió algunos detalles de cómo fue su vida antes de llegar a nuestro país y lo complicado que era su entorno en aquel entonces.

“Justo me estaba contando (mi papá) que la situación era muy difícil en Polonia, era el año 80, entonces era solidaridad, la influencia que era el presidente, había mucha incertidumbre, había muchos problemas económicos. Como siempre, Polonia ha sido un país donde se ha vivido sino la guerra, la posguerra, y siempre han tenido una situación política y económica muy difícil”, señaló la protagonista de novelas como «El Abuelo y Yo».

La actriz recordó que debido a la situación que enfrentaban en el país, crecieron con algunas carencias y limitaciones, pues no era tan fácil conseguir lo necesario para vivir, pues era el gobierno quien controlaba la comida a las familias polacas.

“Era un momento donde había escases de muchas cosas. Mi papá me cuenta que me llevaba a mí, tenías un vale para ir por jamón y para ir por cosas que te hacían falta, entonces te lo sellaban y te daban 500 gramos de carne o de jamón para tu familia a la semana. Entonces mi papá dice que me llevaba en los hombros y que con las del jamón le entregaba el valecito y (me veían) y hacían carita de ‘awww’, entonces le ponían 100 gramitos más”, comentó entre risas.

Además de la complicada situación económica de Polonia, el estricto control del gobierno sobre sus ciudadanos les hacía casi imposible el poder salir del país. Sin embargo, su papá, al ser un virtuoso violinista, tuvo la oportunidad de salir de aquel país en más de una ocasión, gracias a su trabajo.

“Eran épocas muy difíciles. Mi papá siempre ha sido un hombre muy bohemio, muy simpático, artista, violinista, encantador. Mi papá tocó con muchas personalidades muy importantes de la música polaca, y tenía la oportunidad de salir de Polonia, porque normalmente no se podía hacer porque no podías decir ‘me compro un boleto de avión y voy aquí de vacaciones’, no se podía, el régimen no te lo permitía”, detalló.

¿Cómo es que llega a México la familia Paleta? 

En uno de esos tantos viajes, el padre de Ludwika Paleta tuvo la oportunidad de visitar México, quedando encantado con el país, aunque sin imaginar que se convertiría en su segundo hogar años más tarde.

“Mi papá sí tenía pasaporte y tenía la oportunidad de viajar. Y alguna vez había venido a México… Le encantaba la cultura latina, y le encantaba México, había venido dos veces. Nunca se imaginó cuando estuvo aquí volver a venir”, contó la actriz.

Sin embargo, cuando conoció un importante recinto de la música clásica de México, la idea de regresar a este país comenzó a rondarle en la cabeza. “Estaba recién inaugurada la Sala Nezahualcóyotl, esa sala preciosa, eso hace 40 años. Y entonces dice mi papá que tocaba y veía la sala y decía: ‘no lo puedo creer’, y le pedía a Dios tener la oportunidad de tocar en esta sala una vez más’. Y dice: ‘Y luego Dios me escuchó muchísimo porque me vine a México y toqué con la orquesta durante 10 años”, relató.

A su regreso a Polonia, el padre de la actriz acudió a unas audiciones en las que estaban buscando a músicos para tocar en orquestas de todo el mundo. Y aunque el papá de la actriz no iba con la intención de encontrar un nuevo empleo fuera de Polonia, finalmente fue invitado a tocar en una orquesta en México.

“Le ofrecen este trabajo para un año, y cuando llega con mi mamá le dice: ‘es que hay la oportunidad de irnos a México por un año’, y mi mamá le dijo: ‘ni loca, te irás tú, yo aquí me quedo con mis hijas’… Y al final nos vinimos a México, veníamos por una año… Llegamos mi mamá, mi hermana y yo, y mi mamá venía con dos maletas, con dos niñas chiquitas, con un sartén, con unos cubiertos… No sabía cómo se iba a hacer de cosas y qué iba encontrar aquí, y que no iba a encontrar, no sabía nada”, reveló la actriz.

“Y después empezamos a hacer una vida aquí. Mi mamá echó raíces muy pronto aquí, a mi papá le costó mucho trabajo, dice que sobre todo los polacos que vivían aquí le pusieron muchas trabas”, comentó.

menu
menu