Adonde te quieren mucho…

Adonde te quieren mucho…

Armando Vásquez -alegría

 

EL DICHO DICE: “donde te quieren mucho, ve poco” y tiene como razón porque una vez que te vean mucho, desaparece poco a poco el misterio que rodea tu imagen y que es parte del encanto de la querencia.

Cuando ya se conoce a la persona en grado óptimo, lo bueno y lo malo, sus respuestas ante una situación y sobre todo, actitudes, planteamientos, consideraciones, pensamientos, formas de actuar, pues ya no es necesaria su presencia.

Después de 18 años como candidato y cuatro y pico de presidente, López Obrador ya no tiene más misterio que ofrecer, ni novedad que envolver con su labia para tamizarla de novedosa y tampoco una nueva narrativa sustanciosa.

Está manejando frases que pretenden robar encabezados, similares a aquellas “cállate chachalaca” del 2006 (hasta un pequeño libro se escribió con ese concepto), y ahora busca generar expectativas más allá de los trillados fifís, conservadores, traidores y vende patrias que no pegaron tanto pero que ocuparon un espacio en medios informativos bajo el pensamiento de que espacio que no se ocupa lo ocuparán otros.

Por eso ahora López Obrador maneja todo en base a frases, las suficientes para ocupar encabezados. Por eso contestó a Creel: «busca prebendas» y «regresar a los moches», y a la magistrada Piña: “quizá estaba cansada”, “me llena de orgullo” (el reproche protocolario reciente).

López Obrador no tiene más que ofrecer. Tan es así que una de las últimas encuestas de El Financiero, establece que un 42 por ciento de las personas consultadas tiene una opinión positiva de las ‘mañaneras’ en enero de 2023, a cinco años de que iniciaran. En septiembre de 2022 la aceptación de ‘las mañaneras’ se encontraba en 51 por ciento, mientras que en octubre cayó a 46 por ciento.

Muy diferentes a enero de 2019 cuyas mañaneras se manejaban con una aceptación del 72 y hasta del 81 por ciento. Obviamente influye lo tedioso pues duran hasta tres horas en su mayoría https://bit.ly/3jEpuG2 pero en lo particular le aplicó aquello de que “a dónde te quieren mucho” …

Aunado a lo anterior no hay que olvidar dos puntos importantes:

Las encuestas reflejan tres aspectos esenciales, primero el grado de conocimiento de personas que conocen el nombre o la persona lo cual López Obrador lo tiene bien copado, segundo, la aceptación del populo, que a este día se encuentra entre 60% –puntos más, puntos menos, parecidos a los de otros expresidentes en estas fechas https://bit.ly/3jGA53j  -, pero en lo relativo a la calificación sobre el trabajo que ha realizado y su toma de decisiones, se ubican entre un 38 y 40 por ciento, lo cual ha sido una constante en su sexenio.

No es de extrañar el fenómeno del quinto año. Ocurre, siempre, que los momios de las encuestas tienden a la baja por dos sucesos fáciles de comprender.

Primeramente, el poder como presidente se empieza a diluir en la medida que se acerca el final de su reinado pues en automático ese poder se traslada a quien posiblemente le suceda, razón por la cual tanto las responsabilidades y los acuerdos entran a la etapa de la agenda del futuro presidente. Para diciembre de este año, a más tardar, esta connotación deberá estar cubierta. Posteriori, López Obrador deberá pasar a ser un florero.

En segundo término, el futuro presunto presidente deberá colocar en la palestra a quienes serán sus fichas para cubrir los espacios más importantes de gobierno y de administración pública, siendo uno de los más trascendentales el cargo de secretario de la defensa. Eso sí, ninguno de los principales, salvo aquellos que la ley obliga como el caso de Gertz Manero, repetirán en el cargo por tres razones:

1.- Ser presidente de este país obliga a tener el control total de las decisiones, lo cual convierte a López Obrador, si bien le va, en un asesor plenipotenciario, con voz, pero no con voto pues su tiempo ya pasó, pero requerirá de la protección del Estado –tanto él como su familia–, en todos los aspectos.

  1. – Esto significa que todos los gobernadores, sean o no de Morena, que hayan hecho negociaciones con los actuales secretarios, deberán de manera automática, buscar de nueva cuenta los acercamientos necesarios para el cumplimiento de los compromisos hechos con anterioridad y rehacer los caminos ara feliz término. Va de nuevo, pues, con la consabida pérdida de tiempo pues entrarán en su propia cuenta regresiva.

3.- La propia inercia de los cambios en lo que será la nueva burocracia empoderada, llevará a su vez a establecer una nueva dinámica de negociación en las cuales preponderarán los nuevos intereses de grupos recién formados por encima de los anteriores conformados en el sexenio de López Obrador y que no obedecerán los lineamientos del que ya se fue, sino del presidente en funciones. Siempre ha sido así, no habrá excepción allende el 2024.

Per saecula saeculorum.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter:   @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

menu
menu