Llevarán luz a La Manga, pequeña comunidad pesquera frente a enorme potencial turístico

Llevarán luz a La Manga, pequeña comunidad pesquera frente a enorme potencial turístico

+ Llevarán luz a La Manga, pequeña comunidad pesquera frente a enorme potencial turístico; Morena frena la transparencia; clases en línea, sin computadoras ni internet; Empalme ignora los semáforos optimistas: siguen prohibidas las aglomeraciones

GUAYMAS, Son.- El campo pesquero La Manga nació en los años 50 del siglo pasado, al norte de San Carlos, con pescadores que llegaban a filetear sus capturas o remendar sus “arreos”.

En los 60 se “raspó” el camino hasta el centro del fundo legal del Nuevo Guaymas por gestión de Rafael T. Caballero, visionario fundador de ese paraíso. Más tarde el propio Caballero logró apoyo para asfaltar los 12 kilómetros desde la carretera federal y se hizo menos difícil ir a aquel lugar a recibir capturas o perseguir arribazones a fin de optimizar el tiempo. Vino más turismo a San Carlos y abrió mercados a la pesca, por eso surgieron los asentamientos.

La carretera de dos carriles se amplió en 1993 gracias a Luis Donaldo Colosio, secretario de Desarrollo Social de Carlos Salinas, quien pronto sería candidato priísta a la Presidencia de México, a la cual nunca llegó. Así nació la envidiable ruta actual, incluso con vía para bicicletas que la mala educación de los empresarios volvió estacionamiento.

Para entonces, ya el desarrollador Octavio Llano aliado con poderosos políticos, hacía crecer Los Algodones con las instalaciones donde operó el Hotel Club Mediterranée, residencias y el gran proyecto que convirtió el estero de Piedras Pintas en una gran marina residencial, donde antes los pescadores fileteaban producto y frente al “pescadero” de magníficas curvinas. Nomás oyera usted las fascinantes historias estilo Hemingway que cuenta Filiberto Navarro.

Llano generó unos 5 mil empleos con ese esfuerzo. Ya habrá tiempo de ampliar el tema.

Así pues, La Manga fue quedando más cerca. Hoy, el diputado federal Heriberto Aguilar Castillo, quien llama al logro “un acto de justicia social”, anuncia como un hecho la solicitud de campaña: los 141 habitantes de ese paraíso tendrán luz.

Lo exige, primero, una primaria y un jardín de niños dónde apachurra el corazón ver chiquillos tratando de entender lo que les dicen sus maestros, sudando a chorros en el verano, entumecidos en el invierno; ni se diga al lidiar con moscos y demás entomología típica.

También hay un restaurante de deliciosos mariscos, de Doña Rosita, muy visitado, que mejorará mucho con la electricidad, que llegará en febrero a las 88 edificaciones. Seguramente seguirá el drenaje y otras ventajas. Si este ejemplo de organización cunde, los dueños de suelos adjuntos aprovecharían para hacer una hermosa extensión de San Carlos.

Contacté con el legislador federal y me confirmó que CFE hará los trabajos que ayudarán a la pequeña comunidad de alto potencial turístico, a alcanzar esta “demanda legítima, justa y sentida de los pobladores”, quienes se organizaron y, con Bernabé Manríquez al frente, lograron la resolución a su favor de un paso de servidumbre. La certeza jurídica requerida dio a Aguilar el elemento legal para exponer ante la SENER la necesidad.

Dio con la figura financiera, el Fondo de Servicio Universal de Electrificación; en el Plan Nacional de Desarrollo encontró políticas y estrategias para la electrificación de comunidades rurales y zonas urbanas marginadas como aún se considera La Manga. En febrero de 2020, en mesa de trabajo con Javier Valenzuela Fonseca y Enrique Martínez Alday, jefe de Programas de Electrificación de Comunidades Rurales y Zonas Marginadas; y Coordinador Jurídico de CFE, Aguilar entregó el expediente del laudo a favor de La Manga para el derecho de servidumbre de paso.

Hace un mes, Aguilar participó en un Conversatorio virtual de diputados federales de Morena en Sonora con el director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, y el guaymense expuso el proyecto La Manga. Los funcionarios de la paraestatal aceleraron el proceso.

Una vez que el Ayuntamiento de Guaymas haga oficial el derecho de paso como bien público, el gobierno federal liberará los recursos –3 millones de pesos– para iniciar los trabajos. Poco, pero será el detonador. Bien por La Manga.

TIROS RÁPIDOS

1.- Qué habrán intercambiado Morena y el presidente López Obrador, para conseguir votos priístas y aprobar la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, con la cual el Gobierno Federal comprará sin licitación, los medicamentos que el país necesite.

Cuando critiquemos a Morena, no olvidemos criticar también a los legisladores satélites que le dieron el sí y abrieron la puerta para ir a discusión extraordinaria, subir la propuesta al pleno y dejar listo el escenario para que hiciera su labor la abrumadora mayoría morenista, que se ratificará en el Senado.

Intercambiar cartitas es fundamental en política, pero es fuerte eso de saber que el gobierno regresará a los viejos tiempos de comprar y vender sin tener que pedir permiso a nadie. Eso aprobaron los diputados.

2.- La mejor propuesta esta semana en Sonora, es la que sugiere a los diputados aprobar nuevas reglas para ejercer el presupuesto estatal y enfocar recursos al apoyo a la tarea educativa.

Es que el coronavirus modifica todo, incluso la enseñanza. Anunciar clases en línea es una gran medida que, lamentablemente, choca con la realidad: un alto porcentaje de los estudiantes no tienen, ni pueden comprar, equipos. Tampoco pagar internet.

3.- Empalme cierra todo lo que provoque aglomeraciones. Toda actividad no esencial continúa prohibida porque sigue en aumento el número de contagiados y hasta el alcalde Miguel Genesta se sumó a la estadística, por eso prefiere proteger a la población.

Si su gente no hace caso, será arrestada y recibirá una multa porque “la verdad, es una enfermedad que no se le desea a nadie”, sintetizó el alcalde.

menu
menu