Humberto Carrillo recuerda cómo dejó la portería para defender la tradición familiar

Humberto Carrillo recuerda cómo dejó la portería para defender la tradición familiar

LOS ANGELES – Aunque la lucha libre estaba presente en su familia, Humberto Carrillo consideró hasta sus años de adolescencia el jugar futbol defendiendo la portería, posición que practicaba.

Al final, sin embargo, la sangre pesó más que el agua en la dinastía Garza, donde su padre, Humberto Jr., su abuelo Humberto, su tío Héctor y su primo Ángel se colocaron las botas en la región de Monterrey.

“Comienzo a entrenar desde pequeño. Como a muchos niños de México que les gusta el futbol, yo estaba interesado en el futbol de igual manera”, relató Carrllo, de 25 años. “Empiezo a tomar en serio la lucha libre desde los 14 años, aunque yo entrenaba desde los nueve. Entrenaba lo básico cuando iba con mis tíos, una maroma, cosas así y ya me salía”.

Su madre apoyaba que practicara el balompié, pero el estar tan cerca del pancrasio desde que prácticamente tenía uso de la razón terminó llevándolo a calzarse las botas.

“Ya a los 14 años, decido agarrar de cosa seria la lucha libre. A final de cuentas mi papá me apoyaba mucho. Mi mamá me decía que me fuera por el futbol, que me fuera por otro lado, pero al final de cuentas la sangre llama”, indicó Carrillo.

Ahora le corresponde a él y a su primo Ángel, con quien lleva una riña en la marca Raw, mantener el nombre de la familia en alto y de acuerdo a lo que se ha visto en los pasados meses, Carrillo y su primo están en buen camino.

“He estado envuelto en el ámbito de la lucha libre desde mi niñez, desde que nací, ya lo llevo en la sangre¨, afirmó Carrillo. “Es un poco difícil porque tanto mi primo como yo tenemos que llevar el peso de la dinastía del apellido de los Garza. Ha sido difícil, pero se ha disfrutado mucho. Estoy muy agradecido con mi papá, mi abuelo, con mis tíos por todo lo que me han enseñado y lo que soy ahora y seré a futuro gracias a ellos”.

Comentarios

menu
menu