Tesorero cobra una víctima más: le deja de pagar a Fray Ivo

Tesorero cobra una víctima más: le deja de pagar a Fray Ivo

Primera caída

Contra lo que la alcaldesa Sara Valle Dessens ofreció, la Tesorería Municipal frenó el apoyo otorgado por más de diez años a la Fundación Fray Ivo Toneck. Desde la administración de Antonio Astiazarán, se dispuso una partida para apoyar las acciones de fomento a la cultura y arte realizadas por el fraile franciscano. De 30 mil pesos al mes que se entregaban de inicio, el incentivo se redujo a diez mil pesos, recurso mínimo comparado con el trabajo de la fundación en el Instituto de Bellas Artes, la orquesta, la banda marchante y el ambicioso proyecto del conservatorio de música, con miles de niños y adolescentes beneficiados por los programas de cultura y actividades artísticas.

Esa labor noble de fray Ivo es desestimada por la Tesorería que, desde el inicio de la administración detuvo el apoyo, bajo el argumento de falta de recursos. Eso ocurre después de los escándalos por los viajes de la alcaldesa al extranjero, el ingreso de 5 millones de pesos utilizados para pagarle a una empresa foránea, el pago discrecional de bonos de combustible a ciertos regidores y la captación de cientos de miles de pesos cada fin de semana en los retenes.

Al parecer, la escala de prioridades del tesorero Santiago Luna no considera seguridad, servicios y menos altruismo, aunque la presidenta municipal diga lo contrario. La deuda a fray Ivo Toneck es de 30 mil pesos, de los meses de octubre a diciembre, esa cifra es menor al sueldo del tesorero que sí se ha cubierto religiosamente. ¿Quién lo merece más?

Segunda caída

Por si no tuviera problemas por resolver, los conflictos internos en la Casa de Piedra se elevan de nivel y, de nueva cuenta, el poderoso grupo de la Tesorería emprende campaña contra la secretaria del Ayuntamiento, Jazmín Gómez que ya no siente lo duro, sino lo tupido por las peleas que le llegan solas con regidores y funcionarios.

Cuando se iniciaba una mejor relación con la oposición, el grupo de los rudos “caudillos” promovió ola de inspecciones contra propiedades del edil Ernesto Uribe, después de agresiones señaladas también por el regidor Sergio García y, encima, promovió acciones contra los regidores del Partido del Trabajo.

Lo último fue la orden generada en la oficina del edificio Luebbert hacia todos los funcionarios sobre desconocer a la secretaria del Ayuntamiento y no consultarle nada, ni siquiera aquellos que dependen de Gómez Lizárraga. La intención es que la secretaria no termine el mes de diciembre para reducir a nada la presencia del PT en el gobierno. ¿Se saldrán con la suya?

Tercera caída

A diferencia de Guaymas, en el Ayuntamiento de Empalme sí se dio seguimiento al proceso de rendición de cuentas de la anterior administración. Ayer el alcalde Francisco Genesta se pronunció sobre las comparecencias de ex servidores públicos y la auditoría que arrojó una serie de irregularidades que los obligará a iniciar, no solo procesos administrativos, sino de tipo penal. El presidente municipal garantizó que no se detendrá la revisión y que se llegará hasta las últimas consecuencias en el caso del saqueo a las arcas municipales, aun cuando el ex alcalde Carlos Enrique Gómez Cota tenga los mejores defensores legales. Falta que en Guaymas hagan lo mismo.

Tirabuzón

Entre todos los conflictos internos de la Comuna, la buena noticia es que, con poco, se trabaja en mejoramiento de calles. Las acciones son de bacheo en las principales calles de la ciudad con el propósito de concluir la campaña en los primeros cien días de gobierno.

La Quebradora

Por las diferencias surgidas entre el gobierno municipal y el PT, la alcaldesa tuvo una encerrona con el regidor petista Iván Rodríguez, quien le leyó la cartilla a la primera autoridad. A Valle Dessens le quedó claro que el partido del trabajo tiene vida propia y no se sujetará a sus condiciones, por lo que ahora deberá buscar conciliar y hacer labor política para no perder el apoyo de los que la postularon.

Comentarios

menu
menu