Sube el número de infectados por coronavirus en Sonora

Sube el número de infectados por coronavirus en Sonora

Primera caída

Se suman tres muertes más por Coronavirus en Sonora. Es la última información que recibimos de la Secretaría de Salud. Son 4 muertes en el estado y las últimas tres las dio a conocer esta semana Enrique Clausen Iberri, secretario de Salud. Son de personas cuyas edades eran entre 47 y 69 años y todos los casos presentaron condiciones críticas. Posiblemente pudieron salvarse si se hubieran atendido oportunamente.

Clausen Iberri, quien ya luce cansado de pedir a las familias que se resguarden en casa y dejen de jugar a los valientes. También informó de 3 casos nuevos, uno de ellos fallecido el pasado 5 de abril; pero nos dice que lo peor está por venir, pues estiman que estamos dentro de las dos semanas más importantes, las semanas “pico”, donde los brotes de Covid-19 se dispararán.

Pero lo más preocupante no son los casos que salen a la luz, sino los posibles infectados que hacen caso omiso y salen a la calle sin tener el valor de acercarse a la Secretaría de Salud a realizarse un análisis.

Segunda caída

¡Ya se veía venir! Y es que en las familias disfuncionales con problemas internos, era seguro que no aguantarían el resguardo en casa y fue la misma secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien reconoció que debido a la contingencia que estamos viviendo, los casos de violencia intrafamiliar y la discriminación de quienes contraen la enfermedad aumentaron 60%.

Es que la convivencia con miembros de familia por más de un día puede ser insoportable para muchos, pero al hablar de semanas, se complica. Se dice que este tiempo de convivencia en casa disparará la demanda de divorcios terminando la contingencia sanitaria. La triste verdad, sin embargo, es que dentro de las familias la necesidad de valores es latente; además de la necesidad de una sana comunicación, aparte de los problemas psicológicos que cada persona tenga.

Porque Sánchez Cordero también admitió que hay un incremento en casos de depresión familiar por el auto confinamiento. Entonces no sólo nos dañará en la economía, sino en lo personal y psicológico también.

Tercera caída

¡Ni cuando pobre! Era la referencia que hacíamos al mofarnos de comer frijoles, pero lo que no sabíamos que en tiempo de Coronavirus iban a ser los primeros en desaparecer. Es que desde hace algunas semanas los supermercados no se han dado abasto con las compras de pánico ante la petición de que nos quedemos en casa y, la verdad es que “cada loco con su tema”, mientras unos se abastecieron de papel higiénico, otros de cerveza, otros fueron con kilos y kilos de frijoles.

Es raro ya encontrar venta de frijol como lo era hasta hace unas semanas, que para ser exagerados, hasta los frijoles negros se han vendido. La pregunta es si llegara más del cotizado grano ancestral a los anaqueles. Ahora bien, existe la duda si se acabó por la demanda para elaborar despensas para adultos mayores, niños y discapacitados o por las compras de pánico.

El Tirabuzón

Quien se lleva los aplausos es el joven Sebastián, de 21 años, originario de Guaymas. La noche del lunes fue confirmado por la propia Secretaría de Salud, como uno de los contagiados ya dados de alta después de 15 días de aislamiento y que en su familia no hubo contagio alguno.

Ahora hace falta hacer caso al mismo sobreviviente de la pandemia, quien dijo en un video cuando se encontraba en cuarentena que esto “no es un juego”; en redes sociales circula un emotivo video de cuando se vuelve a encontrar con su familia.

La Quebradora

Que el cubre bocas no es la solución para el Covid-19 dijo la Organización Mundial de la Salud. Es que según la institución encargada de cuidar la salud en el planeta, sólo se justificaría donde no haya acceso a agua para lavarse las manos constantemente o donde resulte difícil mantener distancia.

Luego invita a que se dejen éstos para el personal médico que realmente sí lo ocupan. Tal vez Guaymas sean la excepción, ya que la distancia, lavarnos las manos y quedarnos en casa, no es una medida que estemos tomando quizá por falta de información, o simplemente porque nos vale un poco. Usted diga.

menu
menu