¿ Se necesita cerrar espacios públicos para poder proteger a los ciudadanos? ¿ Acaso no vamos a entender que tenemos que quedarnos en casa?

¿ Se necesita cerrar espacios públicos para poder proteger a los ciudadanos? ¿ Acaso no vamos a entender que tenemos que quedarnos en casa?

Primera caída

El contraste con la idea de proteger y la idea de querer ganar unos pesos es muy fuerte entre Guaymas y Hermosillo. Y es que mientras en el puerto hay medidas de seguridad, que aseguran es para cuidar de la salud de los guaymenses, en la capital del estado se ha pedido cerrar el andador del Mercado Municipal como medida preventiva ante el covid-19, ya que, como tradición, en el lugar se asientan en su mayoría personas de la tercera edad a disfrutar de una buena plática y un cigarro, pero sin las medidas de prevención.

La opción fue colocar vallas alrededor de la plaza. Y no fue sólo una idea de la alcaldesa Célida López, sino petición por parte de los locatarios del Mercado, ya que observaron demasiada gente en el lugar. Sólo en un día se contabilizaron 97 personas, de las cuales el 80% eran de la tercera edad. Pero no para ahí el asunto, pues el mismo director de Servicios Públicos de Hermosillo, asegura que hay plazas en el centro de la ciudad donde también se aglomeran ciudadanos cansados del encierro total en el que se supone debemos de vivir.

Para Guaymas no es muy diferente, sólo que el porcentaje entre personas de la tercera edad, adultos y jóvenes está muy parejo. En el malecón son jóvenes y adultos; en plazas y parques se acumulan ancianos, que a decir verdad no ha habido poder humano que los mueva, y tampoco quién voltee a ver este grave problema, el riesgo de contagio ante personas sin protección.

Segunda caída

¡Una buena! A partir de la mitad de la próxima semana, personal de la Comisión Federal de Electricidad revisará proyectos de electrificación en 5 comunidades de Guaymas: Agua Fría, 5 de Marzo-Cerro Prieto, San Antonio, El Bayo y La Manga 1 y 2. Con esto se busca aplicar el Fondo de Servicio Universal Eléctrico de la Secretaría de Economía del gobierno Federal.

Parece una noticia buena, pero ante el calor y los problemas como el cpvid-19 y el dengue, es preocupante saber que Guaymas cuenta con una población de 189 mil 719 habitantes, de los cuales mil 167 personas no tienen servicio de energía eléctrica, sin contar el posible margen de error que lleve este conteo. O bien para ser más explícitos, existen 12 localidades sin cobertura total.

Nada fácil tratar de dar lo que merecen a estas localidades, pero debemos estar conscientes que la electrificación pueda ser una realidad, pero con la economía que estamos viviendo por la pandemia, es posible que de esas 1,167 personas haya algunas que no puedan pagar la energía eléctrica en sus casas. Ahora sí que “hay una buena y una mala”.

Tercera caída

Se pusieron duros en el cuadrilátero los funcionarios de la administración de Empalme, que decidieron clausurar la construcción de la desaladora, por no cumplir el pago del permiso de construcción, derecho de uso de vía en el tendido de tubería, entre otros. El caso es que el Ayuntamiento encabezado por Francisco Javier Genesta, clausuró la obra de construcción de la planta desaladora de agua, que construye una compañía española.

Ayer se colocó el aviso frente al acceso a la obra, notificaron, además de asegurarse que ahora sí atiendan los constantes llamados para cumplir los requerimientos. Sólo habrá que ver si esto pueda afectar a la economía de los empalmenses, ya que evidentemente es una gran fuente de empleo a un corto futuro.

El Tirabuzón

Ni bien tardaron en darle una “manita de gato” al Centro Comunitario de Fátima, concluyendo el trabajo el pasado 22 de junio, cuando ayer amaneció “plaqueado” con pintas cholas. Fue considerado como un atentado contra los residentes de la popular colonia que asisten a diversos programas de apoyo, principalmente de quienes se han quedado sin ingresos por el coronavirus.

Tal vez sea momento de pensar si se unen al enemigo y convocar a hacer una especie de mural con las blancas paredes, para que así sean los mismos “artistas callejeros” quienes cuiden del recinto.

La Quebradora

PASA ¿Pasa? Cada vez son más los días en que el servicio de recolección de basura se recorre. Con altas temperaturas la basura empieza a tener un olor mucho más fétido y lamentablemente no se ha podido regularizar.

Los vecinos de distintas colonias como El Rastro, San Vicente y El Centinela, se han quejado de que no pueden atinar al día y hora que pase el camión de la concesión; y lo peor es que tienen que guardar la basura dentro de casa, ya que ni el mismo cloro ahuyenta a los perros callejeros que destrozan las bolsas.

menu
menu