SE LOS CUMPLIÓ AMLO: HOY VA POR EL AGUA, DESPUÉS POR LA TIERRA

SE LOS CUMPLIÓ AMLO: HOY VA POR EL AGUA, DESPUÉS POR LA TIERRA

SSSSSSSS… Se equivocan los Barones del Agro Sonorense al echarle en cara al diputado federal por el Distrito 06, Javier Lamarque Cano, que su partido MORENA haya impulsado y aprobado mayoritariamente en San Lázaro, un nuevo impuesto por el uso del agua el cual se pagará a partir del 2020, y que consiste en cobrarles nada más y nada menos que 3,491 pesos por hectárea si llegaran a exceder el tope de los 216,364 metros cúbicos que les asignará la CONAGUA.

La verdad, cobrarle este impuesto a los agrotitanes –y también a los que no lo son- es un anhelo muy viejo de la clase política mexicana con inclinación a favorecer a los segmentos sociales más vulnerables del sector productivo del campo.

Solo que en los gobiernos calificados como “neoliberales”, la tendencia fue la de facilitarle el camino en toda la extensión de la palabra a la iniciativa privada y dejar tirados en el camino al pesado lastre de todo lo que oliera a producción ejidal.

En la actualidad la Ley Federal de Derechos de Agua exenta al sector agropecuario y al educativo del pago de impuestos por su consumo, desde luego un factor sumamente beneficioso para los que más volumen del líquido utilizan en sus actividades.

En ese contexto, el panorama que llegó a ser considerado como axiomático fue el que sólo los agrotitanes eran útiles a la región, al Estado y al país, al tiempo que los pobres del campo se habían convertido en un lastre.

El ahora Presidente de la República siempre lo dijo y con todas sus letras durante su campaña, que iría por una distribución más equitativa de la riqueza en todos los órdenes, con especial énfasis en los dos aspectos sustanciales del campo: La propiedad de la tierra y el uso del agua.

Al Presidente de la República siempre le habían parecido –y le parecen- ofensivas las enormes extensiones sembradas de lo que sea, pues ello es premisa fundamental de la existencia de cientos de miles, o millones de mexicanos en el campo prácticamente muriéndose de hambre; y no porque no quieran o no sepan sembrar sus tierritas, sino porque la corrupción oficial venía favoreciendo más a la iniciativa privada que al sector social del agro.

Eso se lo escucharon decir siempre los directivos de los distritos de riego de las ricas zonas agrícolas de Sonora, de Sinaloa, de la Comarca Lagunera y otras regiones productoras de alimentos del país.

Si no se dieron por aludidos los de aquí es quizá porque en Sonora el operador político de MORENA les prometió o les hizo creer otra cosa. Quién sabe por qué razón.

El caso es que con la reforma a la Ley de Aguas el Gobierno Federal de MORENA pretende recaudar a partir del 2020 recursos extras en la Ley de Ingresos por 520 mil millones de pesos, que hoy por hoy nomás no cuenta con ese dinero.

El Presidente López sabe muy bien que NO tendrá dinero suficiente para cubrir las necesidades de la administración federal y de los estados el año que entra, y si tomamos en cuenta que sus prioridades son sus Programas Sociales, luego PEMEX y en tercer lugar –si le alcanza- el reforzamiento de la seguridad, ¿Qué esperaban entonces los agricultores de Sonora que les iba a otorgar graciosamente quien ha sido su principal detractor, si además el criterio de los morenistas es que la actividad agrícola a nivel nacional consume el 75 por ciento del recurso  agua y los productores aportan casi nada a la recaudación fiscal del país?

¿En serio alguien cree que Lamarque Cano es el traidor?

El diputado federal sólo es uno de los siete legisladores que tiene Sonora de entre 500 que son los que cobran en San Lázaro, y que seguramente también votaron en favor de este nuevo impuesto.

Lo más fácil hubiera sido que Lamarque les diera por el lado a buena parte de los agricultores con los que se reunió ayer en Ciudad Obregón, diciéndoles mentiras y más mentiras; pero no lo hizo.

No necesitaba hacerlo, porque el palo ya está dado y sólo es cuestión de tiempo que esa reforma sea aprobada en la Cámara Alta.

Que dos o tres senadores se vayan a oponer a esa reforma, no tendrá mayor efecto ante la avasalladora  cargada de MORENA en las dos cámaras.

Los agricultores de Sonora, no sólo los de la región Yaqui-Mayo deben luchar por lo que les corresponde; pero no frente a un tipo como Lamarque Cano que en sí no representa nada en tanto Alfonso Durazo siga siendo el factótum de MORENA en Sonora.

Deben buscar otros foros, donde se escuche su voz; no esperar a que los encabecen los agricultores de Sinaloa o de la Comarca Lagunera; deben levantar la mira y responsabilizar NO a segundones como Lamarque, sino al verdadero traidor, que en este caso TAMPOCO FUE LÓPEZ, porque él siempre les dijo lo que iba a hacer.

Además, resulta irónico que en los siete distritos federales de Sonora haya triunfado MORENA y que sea ese partido en el poder el que les esté pegando una puñalada trapera a los mismos que los apoyaron.

No nieguen ahora -hasta los más rancios agrotitanes de Cajeme- que alguna vez dijeron que “había que darle el beneficio de la duda a López”, en claro mensaje que había terminado su luna de miel con el “odiado y corrupto  PRI”: VOTARON POR MORENA Y AHÍ ESTÁN LAS CONSECUENCIAS.

Pero NO desesperen los agrotitanes pues aún tienen el recurso de la corrupción que terminará por devorar también a los inspectores de la CONAGUA, que ávidos de hacerse de un “moche”, podrán alterar las lecturas y así les cobrarán muchísimo menos.

Ese caminito seguramente ya lo conocen de sobra los que se acabaron los mantos acuíferos de la Costa de Hermosillo, que a punta de billetes hicieron que por décadas los empleados de las extintas SRH y después SARH, alteraran los reportes de extracción de agua de los mantos freáticos y todos contentos; Hasta que se acabaron el agua.

Como ven, no todo está perdido aún, o mejor dicho, siempre hay un camino para sortear las dificultades.

Pero lo que sí es un hecho es que después de regular el agua, MORENA y su Presidente López van por la tierra y ahí será cuando las pedradas se pondrán a peso. Al  tiempo.

SSSSSSSS… Sin grandes aspavientos pero con un trabajo constante, la región del Río Sonora está recuperando y puede superar su rimo de crecimiento mediante un esquema de colaboración en el que han participado autoridades municipales, el Gobierno Federal y el Gobierno del Estado.

Esto se viene logrando a través de inversiones en infraestructura, salud, educación y apoyos a productores agropecuarios, entre otros aspectos, lo que ha permitido que mejore la calidad de vida para habitantes de Ures, Aconchi, San Felipe, Huépac, Arizpe, Baviácora, Bacoachi y Banámichi.

Los alcaldes de la hoy Zona Económica Especial del Río Sonora han dado muestras de que supieron anteponer los intereses de todos, dejando de lado posturas partidistas y trabajando junto a los principales interesados, que son los habitantes de esa región.

Un claro ejemplo es el Proyecto Integral Hidroagrícola del Río Sonora (PIHRSON), en el que aportaron el sector social, el sector privado, el Gobierno del Estado y CONAGUA, lo que habrá de mejorar la producción agropecuaria.

La Zona Económica Especial del Río Sonora (ZEERS) se creó como un nuevo modelo de gestión gubernamental a nivel local, para impulsar en esa región el crecimiento económico sostenible que contribuya a reactivar la actividad productiva y turística, expandir las oportunidades para vidas saludables y productivas en la región.

En ese contexto se han realizado 83 obras de infraestructura en la Zona Económica Especial del Río Sonora por el orden de los 145.5 millones de pesos, así como la carretera Bacoachi-Cananea-La Pera, infraestructura urbana, equipamiento y servicios por parte del sector privado.

De igual manera, se ha brindado apoyo para el pago de la energía eléctrica y en materia de seguridad se incrementó la vigilancia, existe mayor coordinación entre corporaciones policiacas, se repararon patrullas y se rehabilitó la estación de bomberos.

En materia educativa se invirtieron 11.5 millones de pesos en escuelas, transporte escolar y becas para el cien por ciento de los alumnos solicitantes en todos los municipios, se instaló un laboratorio de idiomas y de capacitación para el trabajo.

La lista es larga, pues se ha mejorado la vivienda y brindado apoyos a personas de la tercera edad, a través de 242 acciones de pintura y 159 apoyos para impermeabilización.

En cuanto al desarrollo sustentable y protección ambiental se instalaron nueve plantas potabilizadoras y se ha monitoreado la calidad del agua con apoyo del sector privado.

No deben echarse en saco roto estos y otros avances sustantivos del nuevo sistema de gestión gubernamental implementado por la Secretaría de Gobierno que encabeza Miguel Ernesto Pompa Corella, el cual  ha rendido frutos porque se obtiene el consenso de los diversos actores sociales para  echar a andar los proyectos productivos en beneficio de las comunidades.

Se han alcanzado importantes logros gracias al excelente trabajo de coordinación, y aunque falta mucho por hacer, como ha dicho Pompa Corella en el marco de la Tercera  Reunión Intersecretarial de la ZEERS, tanto los alcaldes anteriores, como los actuales, están dando muestras de lo que se puede concretar cuando se dejan de lado las individualidades y se piensa en una colectividad como los alcaldes del Río Sonora lo están haciendo,  construyéndolo como una sola región.

El ejemplo está puesto en la mesa para que pueda ser retomado principalmente por los alcaldes de otras regiones del estado con la seguridad de que verán apoyados sus proyectos tanto por la Federación como por el Gobierno del Estado.

Comentarios

menu
menu