Santiago Luna hace caravana con sombrero ajeno

Santiago Luna hace caravana con sombrero ajeno

Primera caída

Justo el día en que el ISAF notificó la observación del irregular nombramiento del tesorero Santiago Luna, la alcaldesa Sara Valle hizo a un lado su agenda internacional en California para destacar la capacidad del funcionario por haber conseguido 5 millones de pesos para pagarle a Mifel, pero la verdad salió a relucir. Resulta que el dinero no es producto de la política financiera de la Tesorería, ni de ningún plan de austeridad ni nada relacionado con Santiago Luna, sino del pago parcial de prediales del gobierno del estado, recursos que procuró ante el gobierno de Claudia Pavlovich el diputado local Rodolfo Lizárraga desde el diez de octubre, en respuesta a una petición de la propia Sara Valle.

Originalmente, el dinero era para oxigenar las finanzas y estabilizar la crisis interna en la policía municipal, que opera sin combustible y sin presupuesto. Con total opacidad, la presidenta municipal ocultó el pago de la Secretaría de Hacienda, le dio crédito inmerecido a su cuñado y destinó todo ese recurso para pagarle a la empresa de las luminarias rentadas durante el trienio del peor presidente Municipal en la historia de este Puerto, Cesar Lizarraga.

Sin mérito se quiso destacar al responsable de las finanzas pero ni así porque, a pesar de que ingresaron millones a la Tesorería, las patrullas siguen sin gasolina, los agentes policiacos, los inspectores, los tránsitos, los auditores siguen batallando por horas extras, mientras Sara y Santiago haciendo caravana con sombrero ajeno.

Segunda caída

Aunque con regular participación, la elección de comisario de San Carlos se llevó a cabo tal como lo ofrecieron autoridades municipales, en un marco de apertura. Desde el inicio de la votación el sábado pasado, la comisión cumplió con el horario, la elaboración de boletas y la convocatoria a residentes de San Carlos.

Durante la jornada, hubo regidores, miembros de la contraloría, civiles interesados en conocer el proceso que concluyó con el triunfo de Enrique Gámez. Ahora, le corresponderá al Cabildo el validar el resultado de la elección para nombrar formalmente al joven empresario como el nuevo comisario de San Carlos, en sustitución de Salvador Macías, concluyendo una etapa de rezago en el destino.

Para Gámez inicia la etapa más complicada, recibe San Carlos con déficit en servicios públicos, desde la elemental recolección de basura, hasta alumbrado público, eso de la parte del gobierno. Tiene a su favor la iniciativa de prestadores de servicios con fuerte inversión en nuevos hoteles el año que viene y esa será la fortaleza del empresario, unir esfuerzos con desarrolladores, comerciantes y residentes para elevar calidad de vida, servicios, seguridad y cuidar que los visitantes de San Carlos, sean tratados con respeto.

Tercera caída

La notificación llegó del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización del estado de Sonora: el Ayuntamiento de Guaymas debe subsanar el irregular nombramiento de Santiago Luna García en la Tesorería Municipal de Guaymas en un plazo de 30 días. La observación es una de decenas enlistadas por el ISAF en las primeras revisiones a esta administración. La notificación llegó para sacudir los cimientos de Palacio Municipal por el poder excesivo concedido por la alcaldesa Sara Valle Dessens a su cuñado.

Uno de tantos grupos internos vio en esa decisión del Instituto la oportunidad de corregir el camino de la administración pero, vaya desilusión, antes de que se diera una respuesta oficial a la delicada observación del ISAF, Sara Valle sacó la cara, otra vez, por el responsable de las finanzas y lo defendió de todo y de todos, mientras Santiago Luna mantiene su perfil relegado y ausente. Con ese espaldarazo, significa que la contraloría va a intentar demostrar la residencia, la vecindad y el legal nombramiento. Lo malo es que, aun cuando se subsane la irregularidad, el desgaste de Santiago es irreversible con el riesgo de afectar a la presidenta, al gobierno y, por añadidura a Guaymas.

Tirabuzón

Ayer, el diputado federal Heriberto Aguilar Castillo encabezó la ceremonia de inauguración de su oficina de enlace en Guaymas, cabecera del distrito 04. El evento se dio justo cuando el país estalla por el pago de cientos de miles de pesos por concepto de aguinaldo para legisladores en tiempos de la llamada cuarta transformación. Al igual que los del PRI y PAN, Aguilar intentó justificar el pago, con el argumento de que no son 400 mil, de la reducción de su remuneración y de que ocupará ese dinero en ayudar a su distrito.

Según Heriberto, ya no reciben cantidades exorbitantes como sus antecesores, pero por más que lo explique, para los mexicanos es el primer golpe de decepción de los morenistas, no de Andrés Manuel López Obrador porque el presidente de la República tiene su mérito, pero sí en la credibilidad de muchos que llegaron por la ola Morena y que ya están demostrando que no son diferentes a los que se fueron.

La Quebradora

Hoy hay sesión de Cabildo y se espera otro choque de músculos entre ediles, por las observaciones del ISAF. El crédito millonario, el tesorero impugnado y otras grillas serán tema en el encuentro que se ha cancelado varias veces para elevar el tono y el encono.

Comentarios

menu
menu