Regidores ante la Fiscalía Anticorrupción

Regidores ante la Fiscalía Anticorrupción

+ Regidores ante la Fiscalía Anticorrupción; Santiago Luna dejó “la víbora chillando”; el Contralor, se aburre por no hacer nada; Célida, que ya dio chamba a su hijo; Claudia Pavlovich en menciones para el PRI nacional; Sara se dice contenta; el “VinoFest” pone a Guaymas en el mapa mundial

GUAYMAS, Son.-Inédito: la Fiscalía Anticorrupción de Sonora llamó a regidores guaymenses para explicar su aval a presuntas violaciones a la ley.

Son 17, incluidos PRI y el satélite Verde. La pasarela sigue esta semana, cuando aclararán por qué apoyaron propuestas como esa de nombrar funcionarios que no reunían requisitos legales.

Sería nota común, pero nunca, ni cuando Otto Claussen vendió en canal a los guaymenses a la usura, sus regidores fueron tocados ni con el pétalo de una rosa.

Si la Fiscalía especializada en la enfermedad general de México –la corrupción–, busca explicaciones, significarían pasos para acotar la rapiña que hundió al país, arruinó tesorerías locales y enriqueció –por eso tan disputados los cargos—a alcaldes y cómplices en las cuentas mochas, con amparo en la impunidad institucionalizada.

Es buena noticia que se reproche y apliquen sanciones en su caso, el tomar decisiones ilegales, como esa de avalar nombramientos de funcionarios como Santiago Luna, quién debió dejar el cargo de tesorero para bajar presión al grupo hermosillense que manda en Guaymas.

Eso sí, cayó hacia arriba. Entregó y partió a su tierra, Hermosillo, donde un funcionario menor de la Semarnat le tomó protesta como delegado de la Profepa. Eso genera tranquilidad aquí. Para Sonora, esta expresión de un columnista que escribe en Cajeme, es ilustrativa:

“También llegaron regidores, no sé si funcionarios de la administración fallida de la alcaldesa de Guaymas, Sara Valle, al parecer (por) la aprobación como tesorero del cuñado de la alcaldesa, Santiago Luna, quien ya salió y vaya salida política que le dieron, delegado de Profepa.

Con esa cara de ‘Al capone’ que tiene nomás se entere del valor los permisos que se manejan ahí; Pepinos (de) mar, Totoaba, Mineras, etc… los ‘Homeruns’ de Héctor Espino y Ronnie Camacho, van a ser tristes elevaditos… al tiempo”.

Pesado ¿No? Pero sé, también, que ya se intenta poner orden en el saqueo pesquero. Ya se verá.

En cuanto a regidores que enfrentan el primer caso oficial que indaga corrupción, es más fácil decir quiénes no, y son los siempre críticos Ernesto Uribe, Sergio Carlos García, José Luis Portillo e Itzel Ríos, la jovencita que se sumó al mayoriteo cuando le dieron chamba a su mamá en el Centro Asistencial de Desarrollo Infantil… como directora.

Y si ustedes creen que los regidores denunciantes se saltaron trancas, no. La denuncia –que ya hay varias—también llegó a Contraloría Municipal, pero pues, cómo morder la mano que da de comer.

El papeleo entregado a Daniel Morales Pardini fue al archivo. El contralor no irá contra quien le dio chamba, primero como jefe de Policía–duró 48 horas en el cargo—y al tronar lo rescató y lo llevó a esa silla, pero el señor solo la usa para sus guerras intelectuales con y contra sus amigos en redes sociales, pues el ocio aburre.

Si las cosas siguen la ruta del extesorero, Morales Pardini pronto estará fuera del Ayuntamiento y buscando un puesto federal.

Otra intriga palaciega dice que la nueva tesorera, Célida Botello, negoció chamba para su joven hijo. Alguien espera que se formalice su primera quincena con rango de director para la denuncia correspondiente. Quizá los mismos “latosos” que ven ilegalidades por todos lados, como expresó el regidor entreguista Arturo Lomelí –¿él no las mira, ni las oye?–, quien se atrevió a decir que hasta el Instituto Sonorense de Auditoría Fiscal “los mandan a loco” y vean lo que provocó: hasta él debe responder por levantar el dedo sin ton ni son.

Y el director de festejos Fausto Gutiérrez busca “Nervocalm”, ante la exigencia de cuentas no precisamente del evento carnavalero recién terminado, sino del proceso legal aún vigente en los juzgados, por un desfalco a una cadena gasolinera local ¡Ah, raza!

TIROS RÁPIDOS

1.- La intensa actividad de la gobernadora Claudia Pavlovich para mantener en orden los asuntos de Sonora, le atraen reconocimiento nacional. Por citar uno, la calificación de la Secretaría de la Función Pública, que la distingue por sus medidas de transparencia.

Tan es buena su imagen, que el PRI la quiere como fórmula para dirigir el ejecutivo nacional al lado del exrector de la UNAM, José Narro. Es de pensarse, por los muchos pendientes que aún tiene la entidad para consolidar sus tareas, pero la sola mención ya es buena.

2.- Sara Valle dice estar contenta en estos días por varias razones.

Una, que tiene delegado amigo en la Profepa, lo cual le ayudará a gestionar orden sobre todo en la pesca, donde la riqueza sigue mal repartida; dos, aumentó el número de mujeres en puestos de primer nivel (Tesorería) en su administración; tres, tuvo un carnaval con saldo blanco; la cuarta, quizá la mejor, que “soy de las consentidas de AMLO, quien vía (Alfonso) Durazo me mandó 98 policías federales y el apoyo total”.

Remarca su expresión sin triunfalismo, pero satisfecha del deber cumplido: “Me siento contenta”.

3.- El Festival del Vino hace trascender a Guaymas. Las facilidades de la autoridad se reflejaron y se reconoció el talento de la organización, cuya bujía es Roberto Lemmenmeyer, un empresario que le apuesta a Guaymas y quien recibió las mejores expresiones de estímulo. Me quedo con la que hizo el promotor de inversiones Luis Felipe Seldner, quien destaca buenos resultados y “no tenía por qué fallar nada, porque Roberto todo lo hace bien”.

El “VinoFest 2019” ya es un evento que trasciende a lo internacional y en su segunda edición suma avances de muchos tipos a Sonora.

Comentarios

menu
menu