Quién era Marco Vinicio Gálvez Gutiérrez, el jefe policíaco asesinado a unos metros de la comandancia?

Quién era Marco Vinicio Gálvez Gutiérrez, el jefe policíaco asesinado a unos metros de la comandancia?

De familia de Bomberos, fue maestro, federal y policía. Nació en Empalme, hace 53 años, casado, con hijos y nietos, apenas en agosto estaba alejado de funciones públicas tras su retiro e indemnización de la PGR, dedicado al negocio del transporte y en su taller mecánico.

Pero por apoyar la campaña de Francisco Genesta, fue invitado a regresar a la jefatura de la policía preventiva, declinó de inicio pero el uno de septiembre aceptó y ese día escribió su final.

Se crió entre Bomberos, pero, como recuerdan amigos de infancia, no quiso seguir ese camino y se dedicó a estudiar. Vivió en el centro, cerca del cuartel, lugar que dejó para irse de Empalme a terminar estudios universitarios.

Como licenciado en derecho ejerció poco, porque por amistad con directivos del Cobach, llegó a impartir clases en el municipio industrial. Por razones profesionales, se mudó a Tijuana, luego Mexicali y, de nuevo por una amistad, estando de vacaciones en Empalme, se enlistó para acreditar como Policía Judicial Federal, donde le tocó participar y ascender dentro de la reestructuración para la creación de la Procuraduría General de la República.

Fue agente investigador, agente ministerial en el Estado de México, por dos años, luego solicitó y obtuvo cambio a la Delegación de Sonora, en 1997, año en el que fue nombrado subdelegado de la zona norte con jurisdicción en La Colorada, Benjamín Hill, Ures.

Por órdenes superiores se reconcentró en la ciudad de México, para causar baja e iniciar lucha legal por despido injustificado.

Sin trabajo, el maestro, abogado, judicial y alto mando federal regresó a Empalme.

Participó en la campaña de su compadre, Héctor Laguna y asumió la jefatura de policía, cargo que ocupó por un año, para renunciar al ganar el juicio laboral que implicó reinstalación y liquidación de la PGR. En 2015, abrió taller mecánico e invirtió en el negocio del transporte, en el que, dijo, se dedicaría para disfrutar retiro tranquilo con su familia. No cumplió.

Después de apoyar la campaña de Francisco Genesta en 2018, asumió la comisaría de seguridad pública para enfrentar lo que nunca en su carrera en la federal: dos amenazas directas.

La primera en diciembre de 2018, situación hostil que manejó con discreción y creyó haber superado con inteligencia.

La segunda amenaza llegó el miércoles pasado por la noche, en esta ocasión, lo tomó con más seriedad: a las diez de la noche, reconcentró a todos los agentes policiacos en servicio, cerró puertas de la comandancia y les informó sobre amenaza y riesgo que acechaba, según él a toda la corporación.

Ordenó armarse a todos, evitar llamados menores, conducirse a la defensiva y reducir al mínimo salidas. No explicó origen ni causa, solo recomendó a sus subordinados tener cuidado en la calle.

Horas después, el hombre que no quiso ser bombero y alcanzó los primeros niveles en la jerarquía policiaca federal, fue atacado por al menos seis sujetos.

A unos metros de la comandancia, a bordo de una unidad de patrullaje y con uniforme de policía, Marco Vinicio Gálvez sufrió agresión armada que le quitó la vida y la oportunidad de un retiro tranquilo, como el que buscaba. Qepd

Comentarios

menu
menu