Patrullas y barredoras, a ‘chatarreo’

Patrullas y barredoras, a ‘chatarreo’

Primera caída

Sin límite de tiempo, la primera función del año viene ruda y espectacular, empezando por la venta de vehículos propiedad del Ayuntamiento que de ser bien público pasaron a los terrenos de una chatarrera en el sur de la ciudad. Sin avisar, sin cotizar, patrullas, motocicletas, barredoras, se entregaron a una recicladora sin que hasta el momento se conozca montos y destino del recurso.

En una esquina, del bando de los técnicos, el síndico Martín Ruelas afirma que la venta se hizo conforme a la Ley, a partir de un acuerdo de Cabildo de la anterior administración. En la otra esquina, del bando de los rudos caudillos, la comisión de hacienda dominada por el tesorero Santiago Luna también avala la venta y, en el medio del ring, algunos regidores que ni cuenta se dieron de la transacción, exigen explicaciones por las oscuras decisiones tomadas afuera del encordado.

La venta de vehículos oficiales fue a escondidas, solo RED 93.3 tiene las imágenes de los carros oficiales en el deshuesadero en calidad de fierro viejo, en lo que promete ser la primera pelea frente a frente en el Palacio de Guaymas.

Segunda caída

Como se anticipó en este cuadro el año pasado, el síndico puso la poderosa en el desistimiento de la demanda contra la financiera Bansi, para acceder a 17 millones de pesos y hacer posible, por fin, el pago de la parte que falta de aguinaldo a mil trabajadores de la Comuna. El depósito del saldo pendiente se hará entre hoy y mañana, para tranquilizar los ánimos de agentes policiacos antes del nueve de enero, día en el que el ring entrará en tregua y se vestirá de fiesta, con la celebración del día del policía.

En tiempos de crisis la alcaldesa Sara Valle Dessens pretende reivindicarse con los uniformados, por eso ofrecerá una gala en un salón de Miramar, previa carrera deportiva con premios en efectivo. Así y con una nueva deuda, el Ayuntamiento pone fin a la crisis con la que cerró el 2018 pero, se abre un nuevo problema financiero por el pago a obligado de 350 millones de pesos a Bansi.

Tercera caída

A un mes de la fiesta del Carnaval, ya casi está todo listo para la siguiente lucha, la de la zona de bailes, donde se estiman utilidades millonarias para quien controle el espectáculo y la venta de alcohol. Otra vez, el grupo del gran caudillo Santiago Luna riñe por el espacio y lo hace a través de un empresario foráneo, aunque la propia alcaldesa ha asumido compromiso con empresarios locales. En ese jaloneo de intereses, el titular del Instituto de Festividades se va a dedicar a organizar el desfile sin meter mano en nada de negocio, salvo para firmar los contratos que le envíen de la Tesorería, como el de exclusividad con la cervecería de logotipo rojo.

Por lo pronto, en la lucha por la corona de reina y rey de Carnaval, ya enseñaron el cobre las autoridades promotoras de las buenas costumbres al exigir botes de cerveza a manera de votos. La medida nada fina fue ocurrencia del comité de Festividades que, a la fecha, no se conoce su integración.

Tirabuzón

El riesgo de desgaste de los regidores opositores a la ilegalidad los obliga a cambiar estrategia y, para este año como propósito de año nuevo, Ernesto Uribe y Sergio García ofrecen ser breves pero más firmes en sus pronunciamientos en Cabildo. Además, advierten que seguirán con las denuncias en todas las instancias sin quitar el dedo del renglón contra el nombramiento de Santiago Luna, así que este 2019, el ring en el Cabildo será más ágil pero igual de rudo.

La Quebradora

Tal como se esperaba, los regidores evitaron votar la propuesta para eliminar privilegios de su presupuesto, como lo pidió el edil José Luis Portillo Liera. Por eso, este año y en tiempos de la cuarta transformación, Guaymas le pagará a la oficina de regidores 13 millones de pesos, entre dieta, asesoría, combustible, gestión social y otros gastos.

Comentarios

menu
menu