Le cayó la ley al jefe policíaco

Le cayó la ley al jefe policíaco

Primera caída

De un salto veloz se bajó del ring el comisario de seguridad pública, Silvestre Armenta Ramírez cuando vio que frente a él tenía a dos regidores guerreros que se apersonaron en la comandancia para pedirle cuentas por el desorden en la corporación. El desencuentro fue ayer por la mañana, Iván Rodríguez y Manuel Campoy cuestionaron al jefe policíaco por los privilegios concedidos al hijo de Silvestre, quien como agente auxiliar, tiene el poder para andar en vehículos oficiales y gestionar permisos para circular sin placas. Claro, Silvestre negó el hecho conocido por toda la tropa, pero el vástago de sangre azul no se presentó a trabajar, así que después de la regañada, lo más seguro es que se le ponga límites como a todos los auxiliares.

La reunión siguió con temas sensibles como las denuncias por extorsión que llovieron el fin de semana, a lo que el comisario no tuvo más que comprometerse a estar más al pendiente. Después del encuentro, Silvestre llamó a su asesor de la contraloría que lo tranquilizó, aunque las cosas con los regidores no están bien, ya no hay confianza y más le vale al comandante aplicarse antes de que se le descomponga más la función.

Segunda caída

En Empalme, las cosas no andan mejor porque temprano, se empañó el saldo del operativo decembrino, con una ejecución justo la tarde en la que el DIF organizó una fiesta navideña. El incidente violento fue tan grave por lo céntrico de la escena, que el propio alcalde Francisco Genesta se hizo presente en el lugar del crimen, solo para dar una nueva instrucción al comisario de seguridad pública, Marco Vinicio Gálvez, para redoblar vigilancia y procurar coordinación con otras instancias de gobierno.

La presión al comandante se eleva porque, a diferencia de Guaymas, el presidente sí está atento y en más de una ocasión ha puesto orden en el ring policíaco, por las quejas ciudadanas ante la falta de seguridad. Al día siguiente, Genesta tuvo una reunión con mandos policiacos que ahora tienen la obligación de recuperar la tranquilidad del municipio, aunque sea en estos días de fiesta.

Tercera caída

El diputado local Rodolfo Lizárraga habló ayer de todo lo que se ha señalado sobre las diferencias con la alcaldesa Sara Valle, nomas para confirmar distanciamiento. El legislador lo negó, para aceptar que está dolido por la omisión de la presidenta municipal, cuando le restó mérito en una gestión de recursos. Lizárraga recalcó que aprecia a Sara Valle y le recordó que las tres veces que fue candidata fue gracias a él, a través del partido del trabajo que, según dice, la seguirá apoyando. Ya veremos.

Tirabuzón

Sin austeridad por ninguna parte, el Cabildo aprobó los lineamientos para el ejercicio del gasto público, que resultó ser una copia del documento votado el año pasado, con recortes obligados por la restricción presupuestal del año entrante. Las valoraciones están tan mal hechas que no coinciden en cantidades y hay errores elementales, eso a pesar de que fue aprobado por mayoría en Cabildo. Señal que los regidores ni leen.

La Quebradora

Después de tres meses en silencio, el regidor del Verde se lanzó desde la tercera cuerda para caer sobre la humanidad del ex alcalde Lorenzo de Cima. Daniel Cardoso logró incorporar a la glosa el irregular descuento o condonación de millones de pesos en impuestos a un particular, en la anterior administración, sin cumplir con proceso de rigor. El caso va en la glosa y será material de denuncias penales en un futuro cercano.

Comentarios

menu
menu