José Ramón Uribe Maytorena, nuevo lider de la Cámara de Comercio en Guaymas

José Ramón Uribe Maytorena, nuevo lider de la Cámara de Comercio en Guaymas

Primera caída

Se sube al ring de la Cámara de Comercio de Guaymas, José Ramón Uribe Maytorena, quien ayer hizo oficial su cargo como presidente. El empresario dijo que aceptó asumir la responsabilidad que considera muy seria. Cabe destacar que hace 35 años tuvo el mismo cargo y al hablar de ese tiempo, estamos hablando de una época donde la agrupación tenía gran influencia para el puerto ¿Será que aplicará pera los rebuscadores de la cámara el dicho “más sabe el diablo por viejo, que por diablo”?

Y el mismo Uribe Maytorena abre su labor con la advertencia de una gran recesión y que debemos estar preparados, todo por el brote de coronavirus; en México, como consecuencia, cae la economía, pero la buena nueva es que trabaja en la gestión para respaldar al gremio de comercio, servicios y turismo. Dice el nuevo presidente de los comerciantes, que las vicepresidencias de Canaco han captado descensos por la crisis en todos lados, pero miren esto: hasta 50% en la hotelería y servicios, lo que mantiene a medio Guaymas y Empalme.

De entrada pidió que la gente apoye, termine su apatía y respalde con interés la labor de cualquier organización. Es que, deja esto de tarea para todos, sin el pueblo, no se pueden lograr muchas cosas, por más unidos que estén los empresarios. Pero de que va duro, va. Esperemos resultados pues, que los habrá, con este tipo de líder.

Segunda caída

Ante la contingencia del Covid-19, la comandancia de Policía y Tránsito luce más limpia. Además, los cursos que se impartían a grupos de 30 elementos, ahora será a menores de 10, con el fin de evitar contagios y siguiendo las medidas de prevención. Pero ¿Qué hay con la limpieza del trabajo que hacen nuestros policías? Y es que sigue siendo común la queja ciudadana de que, en su celo por hacerlo, se acercan a menos de un metro de la persona que pudo haber cometido una falta administrativa.

Ah, pero no solo a ellos se les debe llamar la atención. Viera cuántos conductores pasan en sus autos hablando por teléfono en el cuadro principal de la ciudad. Ejemplo, en la calle 19 para ser más precisos. Este es problema no de ellos, sino de nosotros como ciudadanos que, sin importarnos afectar a terceros, hacemos lo que queremos porque no nos están observando. Así que, ante una falta de cultura como sociedad, la verdad es que hace falta una “boleteada” que ponga orden y a la vez lleve ingresos a la Tesorería.

Tercera caída

“Quince minutos para llegar a la calle 10” se llama el grito desesperado de pasajeros de la ruta 1 de Guaymas Norte ayer por la mañana. Es verdad que, ante las medidas implementadas para prevenir contagios en escuelas, la utilidad de los concesionarios de camiones está a la baja. Pero ¿Será para tanto? ¡Qué gacho! ya vivimos una historia que pudiéramos llamar “El camión en tiempos del coronavirus”.

Pero justo minutos antes de que se subiera aquel señor desesperado por llegar a dicha calle, el chofer subía gente en las afueras del Mercado Municipal, donde con sus manos libres en la boca como es la moda, explicaba a alguien por llamada, que si su salida era a las 9:45, este podía salir hasta las 9:53, con el fin de subir a más pasajeros.

En eso otro caballero sube y el camión avanza a menos de 10 km por hora, para hacer nuevamente tiempo a espaldas en calle 17; éste último pasajero se desespera y se baja enojado. He ahí donde los demás usuarios se molestan y empiezan a quejarse del tiempo de recorridos. Por lo visto así seguirá, como modus operandi de esta ruta y de seguro, de muchas otras. Y a llegar tarde. Pero si los regañan hacen manifestaciones y se ofenden. Y los usuarios no dudan si eso ocurre, vuelvan a la práctica de colocar letreros en los tableros con la leyenda “si usted va tarde, es su culpa, no la del camionero”.

El Tirabuzón

El desabasto de gel antibacterial, cubre bocas y productos de limpieza, es una realidad. En algunas tiendas incluso los enlatados y congelados se han acabado. Ah, y ya han puesto condiciones en las compras, como la de adquirir un máximo de 3 unidades del mismo producto por persona, además de modificar los horarios de servicio.

¿Pero los precios son los debidos? La queja por el aumento a varios productos crece, pero no se han presentado las autoridades competentes para aclarar estas irregularidades; lo más asombroso es que, ante la queja de los ciudadanos de no tener dinero, han podido lograr compras en supermercado de hasta un promedio de ¡4 mil pesos por cliente! ¿Entonces?

La Quebradora

El INEGI está desesperado por entregar a tiempo el trabajo del censo de este año, motivo por el cual piden el apoyo de los ciudadanos. Mínimo, que abran una ventana para poder dar respuesta a sus cuestionarios.

Lamentablemente la falta de información puede hacer que el trabajo del Instituto tarde más tiempo de lo esperado, pero también el miedo de los encuestadores para entrar a entrevistar a cada persona es indiscutible, pues temen llegar a contagiarse del Covid-19. La duda es, si se les estará surtiendo, al equipo, de cubre bocas y antibacteriales.

Comentarios

menu
menu