¡Hay tiro en el grupo de regidores!

¡Hay tiro en el grupo de regidores!

Por: El Noqueador

Primera caída

La contratación de la mamá de la regidora Itzel Ríos en la estancia infantil del DIF elevó los ánimos en los regidores. Unos por señalar nepotismo, otros por defender la causa saravallista, terminaron en riña escrita en un grupo de whatsapp, aprovechando la tecnología y para ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo. En el ring cibernético, denominado Equipo Sara, hubo regidores como Sergio García que señaló lo que todos vieron en panteones, descuido y basura, pero la crítica, lejos de tomarse con seriedad para resolver las fallas, molestaron a otros ediles al grado de llegar al insulto. Es el caso de la regidora Ángeles Rosas, quien poco aporta en Cabildo pero en el grupo telefónico, llegó a señalar a García Rascón de misoginia. En esa discusión dominguera, el regidor Ernesto Uribe hizo referencia al nepotismo por la reciente contratación de la mamá de la regidora Itzel Ríos Navarro y los insultos siguieron. En conclusión, los señalamientos de la oposición en el Cabildo son serios pero la defensa es débil y baja, como se constató en la lucha de ayer. Si la alcaldesa Sara Valle Dessens quiere destacar sin sobresaltos, necesitará elevar de nivel el debate de su fracción para evitar el mismo espectáculo que ofreciera en Cabildo hace 20 años.

Segunda caída

PASA será tema en los próximos días por la propuesta de convenio de pago cocinándose en la esquina saravallista. Del dominio público es la deuda de 20 millones heredada por Lorenzo de Cima, que paralizó el servicio de limpia un mes. Ahora, la presidenta municipal tiene la intención de proponer al pleno un convenio de pago a dos años, para terminar de tajo con el conflicto que ya le ha salido muy caro a Guaymas. Ese planteamiento se va a hacer en la siguiente sesión de Cabildo lo que pudiera ser bueno. Lo malo es que todavía no está clara la forma en la que el regidor de Cima rendirá cuentas sobre esa deuda, el dinero presupuestado para pagarle a PASA y la empresa foránea contratada para recolección que nunca dio resultados, a pesar de que, en ese caso, sí hubo pago. Y Guaymas sigue asumiendo deudas pasadas.

Tercera caída

Muy a su estilo, el tesorero Santiago Luna sigue concentrado en la ofensiva contra quienes han señalado las formas de su nombramiento. La última ocurrencia fue hacer una lista de supuestos detractores la que, por supuesto, encabeza el regidor Ernesto Uribe. Los de la lista fueron prácticamente auditados en Catastro buscándoles cualquier detalle, adeudo, pendiente, en cuanto a prediales. Fue tanta la presión al personal de Catastro al no encontrar mayores irregularidades, que un trabajador fue puesto a disposición, casi corrido, porque no cumplió con la encomienda de ‘empapelar’ a los de la lista negra. No está mal que el tesorero se ponga a trabajar en lo suyo, que busque la forma de acercarle recursos al Ayuntamiento con un buen sistema de cobranza, lo malo es que intente acallar a gente como Ernesto Uribe y lo peor, que no encontraron nada. Hasta hoy lunes, la consigna en Catastro era seguir buscando con riesgo hasta de perder empleo.

Tirabuzón

Y con esas distracciones, el responsable de las finanzas no ha podido cumplir con su encomienda como quedó demostrado en la jornada de limpieza de los panteones. La Dirección de Servicios Públicos no cumplió y la causa fue la limitante de recursos para renta de maquinaria, contratación de personal eventual y pago de horas extras. La directora de servicios públicos, Marisela Zataráin pagó el noviciado y ahora, con la lección de día de muertos, tendrá que ser más firme con la Tesorería si quiere hacer un buen papel.

La Quebradora

Esta semana inician los trabajos de análisis para una eventual municipalización del servicio de agua potable en Guaymas. El proyecto ni siquiera nace aun, pero existe interés de autoridades municipales en valorar los pros y contras de asumir esa nueva lucha. De entrada pedirán números a la CEA, para conocer la realidad y comenzar un análisis de la dependencia estatal con el servicio más deficiente en las últimas décadas

menu
menu