Grupo Heineken cierra plantas en Nuevo Leon debido a la contingencia sanitaria

Grupo Heineken cierra plantas en Nuevo Leon debido a la contingencia sanitaria

Primera caída

Una trágica noticia para muchos brotó el día de ayer y hoy, es una realidad. Y no, no se trata de más muertes de coronavirus, ya este tema parece estar fuera de moda según las redes sociales, pues ya empiezan a especular. Y de ser cierto, que alguien de las mismas redes, se reporte. Hablamos que a partir de hoy, se cierra en Nuevo Leon la planta cervecera del grupo Heineken, pues la suya es una actividad no necesaria en este caso de emergencia sanitaria.

¿A quién culpar? Puede ser a Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, gobernador de Nuevo León, por quienes muchos sentían hasta el día de ayer simpatía. Dijo que la producción de alcohol y bebidas alcohólicas no es actividad esencial y advirtió no hacer compras de pánico. Pero su llamado fue demasiado tarde. Ni bien hacía el comunicado cuando ya se hacían largas filas en tiendas de autoservicio, expendios y supermercados y, lo peor, sin el protocolo de seguridad o mínimo con la sana distancia.

La noticia fue justo a principios de quincena y muchos han adelantado sus compras para alimentos, pero otros lo aprovecharon para comprar cerveza. Ahora, sólo esperan la ayuda del gobierno con despensas, o dinero para ahora sí, comprar alimentos para la familia, pero oiga, “primero es lo primero”. Cómo van a poder soportar a la familia estando todos encerrados, más aún, como van a hacer las reuniones de amigos en tiempo de contingencia sin cerveza.

Segunda caída

Todos habíamos puesto una estrellita en la frente del síndico Martín Adán Ruelas Velderráin, cuando compartió el comunicado de que el Sector Salud habilitaría el pabellón deportivo de la unidad Julio Alfonso Alfonso, como hospital temporal por el Covid-19, según esto a criterio del Sector Salud del gobierno de Sonora, notificado por el visitador oficial Roberto Romano Terrazas.

Pero ya saben, es como todo, en letras pequeñas decía “habilitaría” y lo que pasa que con la finalidad de ponerse la vara alta ante el puerto de Guaymas, Ruelas Velderráin se adelantó. La realidad es que el terreno e inmuebles de la Unidad Deportiva pertenecen al Estado, pero se le deja en comodato al Ayuntamiento de Guaymas.

Pero pues no se trataba de que “será” donde el Ayuntamiento actual lo dijera, sino donde el Sector Salud lo considere mejor en caso de ser necesario. Es que hay otros edificios considerados, para esta actividad. Así que rápidamente calificaron esta nota como falsa, lamentable metida de pata, pero pues no hay que juzgar las buenas intenciones para crear esperanza y consuelo en la población.

Tercera caída

Quien recibe “Amor en tiempo del Coronavirus” es el diputado federal Heriberto Aguilar, pues ha conseguido la confianza de los pequeños empresarios guaymenses, que acudieron a él por el temor ante la crisis que se plantea por el Covid-19.

Tal es el caso, sabemos, de los comercios, que aunque prósperos, llegará un momento que la inversión y ganancias que se veían hasta antes de marzo, hoy sean sólo un vago recuerdo ante el panorama que “pinta” en 2020. Este personaje está trabajando para ayudarlos y, así como gestionó la ayuda para los pescadores del puerto y que se les adelantara, además, así extiende su creciente capacidad gestora.

Mire usted, así como fueron pequeños y microempresarios a verlo para que encabezara gestiones, así grandes empresarios también voltearon a verlo y se han coordinado con él, para entregar una buena cantidad de despensas como ayuda a los más vulnerables en Guaymas. Muy bien.

El Tirabuzón

Luego de los fuertes llamados de quedarse en casa y aplicar sana distancia por parte del secretario de Salud, Enrique Claussen Iberri, el oriundo de Guaymas cada día se ve con un rostro más duro al dar las recomendaciones no acatadas por los sonorenses, confirmó ayer 3 casos más de coronavirus.

La Quebradora

Los mismos lectores comentan a la columna que el llamado de atención para empresarios que no quieren cerrar negocios o personas que el miércoles hacían “el súper” normalmente, debería darlo, y la Policía hacer un recorrido en las noches, por el sector norte de la ciudad, donde todos los días parece fin de semana, con las reuniones furtivas como si no existiera problema alguno.

Cansados del escándalo y asustados por la contingencia sanitaria, cada vez son más las personas que piden a gritos se haga algo con quienes hacen caso omiso a tantas advertencias por la amenaza en el ambiente. Hay que hacerlo ¿no? O pronto en el cuadrilátero habrá una batalla campal entre el sector Salud y los enfermos contra el tan mencionado virus ese.

menu
menu