Enroques en Palacio y hasta el Cabildo se desacompleta

Enroques en Palacio y hasta el Cabildo se desacompleta

Primera caída

Los cambios en el gobierno municipal de Guaymas se han tardado porque cada día surge nueva necesidad y nuevos aspirantes en diferentes dependencias. En Servicios Públicos por ejemplo, siempre se supo del alto perfil de Marisela Zataráin, sobrecalificada para el cargo, cuyo perfil pudo ser mucho más útil en áreas técnicas o administrativas, aunque no ha generado problemas en el área, ni siquiera con el sindicato, que requiere de manejo sensible.

A ella, como a Yadira Cota, la alcaldesa Sara Valle Dessens las quiere en funciones que se acerquen más a su profesión original, porque no todo le salió como pensaba en su despacho, lo que se comprobó con la renuncia de Alejandro Rodríguez Zapata, de la secretaría técnica. Justo ahí se piensa reubicar a Marisela Zataráin, pero el problema surge porque la lista de aspirantes a la Dirección de Servicios Públicos es larga, tanto así que ya un regidor levantó la mano para ser considerado en el puesto.

El edil es de la fracción que tiene mayoría, afín a proyecto de gobierno de Valle y con propósitos que ya no le cuadran en el Cabildo, por eso encontró la oportunidad y todavía ayer averiguaba los trámites a seguir para una licencia o, de plano, renuncia irrevocable. Por otra parte, Yadira Cota insistía en quedarse en la Dirección de Desarrollo Económico porque la agenda de este año está avanzada, pero en este ring, la alcaldesa manda y tendrán que acatarse los cambios cuando terminen de cuadrarlos.

Segunda caída

En Empalme el movimiento de piezas fue más rápido en cargos de primer nivel y, hasta esta semana, alcalde Francisco Genesta sigue haciendo ajustes y cobrando golpes asestados por el bloque encabezado por la síndico Adriana Pacheco. Como prueba, el despido del administrador del panteón, Fidencio Flores Martínez, supuestamente por bajo rendimiento, aunque se sabe que el fondo del cese es la buena relación del ex trabajador con la representante legal del Ayuntamiento, quien es la luchadora a vencer por parte del equipo del presidente municipal.

Fidencio es uno solo de varias bajas que se esperan en el área jurídica y en la propia oficina de la síndica, que ya elevó la voz ante jerarcas de Morena y amenaza con denunciar al alcalde por acoso laboral y violencia de género. Lo malo para el presidente municipal es que esa lucha la tiene perdida, primera porque no puede despedir a Pacheco aunque quiera y segunda porque él necesita más a la fémina por la firma y, en algún momento, deberá ceder para que avancen trámites que quiere.

Tercera caída

El operativo de Cevce se estancó en Guaymas, donde la alcaldesa ha preferido ser cautelosa y no apurar la agenda trazada por autoridades hacendarias federales y estatales. Como se sabe, la verificación de carros chocolate se ha realizado en Hermosillo y Cajeme a petición de los Ayuntamientos porque así corresponde al protocolo inicial, lo que no fue muy bien visto por algunos mandatarios locales, debido a los conflictos sociales que puede generar, en el caso del puerto, la presidenta decidió retrasar lo más posible el operativo, que si se da, será por iniciativa de autoridades hacendarias, en tanto que la autoridad local será solo coadyuvante y esto es porque con tanto luchador arriba del ring y dando golpes contra la casa de piedra, lo último que necesita Sara Valle es una protesta de líderes pafas, así que cedió la responsabilidad a los otros niveles de gobierno que son los interesados en decomisar vehículos robados.

El Tirabuzón

Finalmente, son tres las propuestas firmes para la construcción de la base de la guardia nacional en Guaymas, con predios que cumplen requerimientos de la Semar. Los dueños son Francisco Uribe, Octavio Llano y Roberto Vázquez, que serán llamados para iniciar negociaciones y llegar a acuerdo con uno, antes de que se llegue el mes de agosto para cubrir tiempos de la Federación.

La Quebradora

Palacio Municipal es tan grande que todo tiene acomodo, como es el caso de la empleada Sofía Durán de reciente contratación en la coordinación de vendedores ambulantes, donde no hizo química con el jefe, así que fue reubicada en asuntos de gobierno. Lo malo es que no tiene perfil, no hay plazas disponibles ni presupuesto en la dependencia, aun así, Durán va, checa, cumple horario y cobra con todo y que sus servicios no son necesarios. ¿ Y el plan de austeridad?

Comentarios

menu
menu