Dinastía Bolaños cierra ciclo en la policía municipal

Dinastía Bolaños cierra ciclo en la policía municipal

Primera caída

Por más de sesenta años, la familia Bolaños le dio a Guaymas servidores públicos para honrar las filas de la policía municipal, en los tiempos en los que sí era motivo de orgullo y no de temor, portar uniforme. Los comandantes Manuel y Antonio Bolaños fueron pioneros de lo que ahora llaman elegantemente proximidad social, con una relación cercana a una comunidad sin problemas graves de delincuencia y una corporación que se lucía en los cruceros, en las comandancias, en los desfiles. Ambos se retiraron con reconocimiento de servicio y, al morir, fueron despedidos con todos los honores, por la tropa y familias agradecidas.

Con más preparación académica, José Bolaños Castro sustituyó a los veteranos como jefe de tránsito y jefe de la policía, su hijo y los nietos de aquellos condecorados comandantes siguieron el ejemplo familiar hasta que la violencia llegó para cobrar varias vidas en la corporación policiaca. Por petición familiar, en un acto de conciencia, ayer renunció José Bolaños Ruíz, hijo de Bolaños Castro, le seguirán a la puerta de salida sus primos para cerrar una etapa de la dinastía Bolaños en la corporación, lo que refleja parte de lo que se vive en las filas azules, cada vez más frágiles, con problemas de inseguridad, laborales, de equipo y de descrédito. Esas vacantes las ocupará en las calles la Guardia Nacional pero para conocer terreno, por lo pronto, mientras el Ayuntamiento encuentra la forma de revivir la corporación para que sea útil en el servicio, sin riesgo ni corrupción.

Segunda caída

El Ayuntamiento sigue en busca del terreno donde el gobierno federal construirá la clínica de especialidades del IMSS, porque de esa gestión depende que el proyecto inicie este año. En total, son cuatro hectáreas las que se ocupan para cumplir con el proyecto ejecutivo autorizado para el ejercicio en curso, con algunas opciones de la Comuna en propiedades del norte, como parte del ejido San José, los terrenos de Roberto Vázquez y otra alternativa más complicada por el acceso.

Definido el lugar, se pondría en marcha la construcción de la clínica que supone una inversión superior a los 60 millones de pesos, con área de atención hospitalaria, consulta para al menos diez especialidades, laboratorios, área de urgencias y administrativa.

Tercera caída

El Cabildo tendrá dos profes activos entre sus miembros y mucha falta hacen para ilustrar a más de uno. Para el siguiente ciclo escolar, es seguro que sean resarcidos los derechos laborales de José Luis Portillo Liera, para motivar su regreso a las aulas, después de varios años de lucha. Por otra parte, el regidor Arturo Lomelí ya pidió sus horas en la secundaria Francisco I Madero, con la intención de reincorporarse a sus actividades como docente, luego de un permiso sin goce de sueldo que el edil decidió no renovar.

Pero que ni se alboroten los suplentes porque ninguno va a pedir licencia al cargo de regidor, al no existir impedimento legal ni de horario, todo lo contrario, si algo quiere la ciudadanía es representantes que le produzcan al país, que trabajen, con profesión u oficio, no regidores que vivan de su dieta.

El Tirabuzón

Ayer, por fin Silvestre Armenta Ramírez desocupó la oficina de la dirección de seguridad pública para disfrutar, si puede, de un período largo de vacaciones. Le pidieron que esperara unos días más hasta que Luis Lugo cierre agenda en la capital y Armenta aceptó como una muestra más de lealtad a la alcaldesa Sara Valle Dessens. Después del período de descanso, el comandante no volverá a las filas azules porque en las vacaciones tramitará pensión.

La Quebradora

A pesar de los incidentes lamentables de las últimas semanas, las familias siguen interesados en actividades sanas, al aire libre. El Delfinario tiene sobre demanda en todas las funciones recreativas, en tanto que el campamento deportivo del gobierno municipal reporta cifra récord de inscripciones, lo que habla bien del destino y mejor de los guaymenses que, por encima de la violencia, siguen pugnando por la paz.

Comentarios

menu
menu