Deuda millonaria para aguinaldos; otra vez, Bansi

Deuda millonaria para aguinaldos; otra vez, Bansi

Primera caída

Unos 25 millones de pesos, pedirá el Ayuntamiento de Guaymas a crédito a la institución bancaria más polémica en los últimos años: Bansi. Aquel banco de los 355 millones que ha sido denunciada y está en tribunales reaparece en Guaymas para ofrecer retirar la demanda que mantiene contra el municipio y hasta prestar millones de pesos, si el Cabildo reconoce el adeudo contraído en 2013. Según la Tesorería Municipal, solo Bansi aceptó prestarle dinero y, ante la urgencia de pagar aguinaldos, no quedará de otra más que reestructurar deuda con línea de crédito por 25 millones de pesos.

La propuesta debe pasar por la Comisión de Hacienda para dictamen, luego por el pleno edilicio y, finalmente, por el Congreso. Hasta ayer, la alcaldesa Sara Valle Dessens tenía mayoría para avalar el punto que se propondrá en sesión extraordinaria el fin de semana, sin embargo, regidores de oposición advierten demandas penales en caso de que se llegue a algún acuerdo con Bansi. Y vendrán más problemas.

Segunda caída

La lucha más violenta en esta administración se libra contra el regidor Ernesto Uribe Corona y ya se habían tardado en reaccionar desde la Casa de Piedra, no para conciliar, sino para enrarecer más el ambiente. El lunes, inspectores de Control Urbano comandados por el director de Infraestructura Urbana y Ecología llegaron a la obra en proceso de una propiedad del empresario y edil, con el propósito de hacer verificación. Víctor Marín Martínez llegó con cámara en mano y la obvia intención de provocar al edil conocido por su poca paciencia.

El funcionario de primer nivel no entró ni sus inspectores tampoco porque Uribe se amparó en el derecho de propiedad. No conformes con ello, ayer los mismos inspectores le notificaron de verificación en otra de sus propiedades. Con tanto desorden en obras en todo el municipio, la agenda centrada en Uribe Corona suena a persecución como consecuencia de sus reacciones en el Cabildo, lo que no habla nada bien de quienes debieran llevar la responsabilidad de mantener el equilibrio en el gobierno.

El regidor debe defenderse de la Comuna y va a ser difícil que lo amedrenten con procesos a los que él ya está acostumbrado.

Tercera caída

Como si no hubiera luchadores en el ring, el gobierno municipal inicia nuevo pleito y ahora con vendedoras informales de la etnia yaqui. La administración del mercado y la coordinación de vendedores ambulantes a cargo de José Luis Angulo intentaron desalojar a las mujeres que tradicionalmente venden sus productos en el callejón Porfirio Díaz, para indignar a locatarios y clientes, por la forma en la que ayer pretendieron sacarlas del lugar.

Por intervención de activistas como Juan José Ramírez y Norma Castro, el desalojo se suspendió pero ya estaba hasta la policía municipal para retirar a mujeres sencillas, conocidas y reconocidas por su trabajo. Sobra decir que esa lucha está perdida para la presidenta municipal que, por su condición de mujer, por su discurso de respeto a la etnia yaqui debiera controlar la ambición de funcionarios que buscan liberar esos codiciados espacios en la vía pública para ofrecerlos al mejor postor.

Tirabuzón

La gobernadora Claudia Pavlovich visitó Guaymas ayer para atestiguar la entrega de armas y cambio de mando en la Cuarta Región Naval. Se fue el Almirante Juan Guillermo Fierro Rocha y en su lugar llegó Arturo Ramón Bosco Romero.

La Quebradora

El rompimiento del Partido del Trabajo con el gobierno municipal es inminente. Las diferencias de la alcaldesa Sara Valle con el partido que la postuló tienen su origen en conflictos generados por el tesorero Santiago Luna para poner en riesgo la estabilidad en el Cabildo. Hasta ahora, Valle se ha mantenido con cómoda mayoría pero las diferencias con el PT pudieran reflejarse en el voto de los regidores de ese partido. Ya se verá.

Comentarios

menu
menu