Aguinaldos ‘mochos’, plantones y de fondo…Bansi

Aguinaldos ‘mochos’, plantones y de fondo…Bansi

Primera caída

Contra la tranquilidad laboral en el palacio de Empalme, en Guaymas fue caos por el pago incompleto de aguinaldo que generó, como era previsible, molestia en el personal y protestas del sindicato. Por dos días hubo bloqueos de calles, boletines mal hechos, discusión de alcaldesa Sara Valle y líder sindical Martín Ríos; luego, silencio. Por lo conveniente de la presión laboral, regidores de oposición sospechan que algunos líderes del sindicato pactaron con autoridades municipales para ejercer presión y sentar las condiciones de una sesión de Cabildo incómoda, la del desestimiento de la demanda contra Bansi.

Con un millar de trabajadores molestos, comerciantes afectados y bloqueos, es casi una obligación del pleno edilicio tomar decisiones y Bansi es la opción para liberar 25 millones de pesos, aunque para pagar la parte que falta de aguinaldo se ocupan 7 millones, nada más. Los ediles maliciosos vinculan en el desastre del pasado fin de semana a un ex alcalde y un empresario local pero todo queda en dichos que se escucharán en la sesión de Cabildo a celebrarse en las próximas horas, donde se espera quede finiquitado el conflicto con la institución financiera a la que el Ayuntamiento le debe más de 400 millones de pesos.

Segunda caída

El ataque al Hospital General de Guaymas el viernes demuestra la ineficacia de las estrategias de seguridad que han dispuesto los tres niveles de gobierno. La agresión armada cobró tres víctimas, un hombre asesinado, un paciente lesionado y un guardia de seguridad con pre infarto por el terror sufrido cuando un comando armado irrumpió en el nosocomio. Después del ataque, el despliegue policíaco fue por tierra y aire, hubo presencia de la Base Operativa Mixta en el centro y en la periferia, aunque con pocos resultados.

El del viernes, es el segundo ataque al Hospital General de Guaymas; ya en 2013, se registró una ejecución y todo parece indicar que la situación de inseguridad no ha cambiado en el municipio donde Morena gobierna.

Tercera caída

Hoy es Noche Buena pero para las autoridades municipales la fiesta comenzó desde el jueves. Temprano, la alcaldesa invitó a regidores y funcionarios a una fiesta en un salón de la colonia Petrolera donde hubo comida y bebidas para todos. Ahí departieron ediles de Morena y funcionarios del grupo de los caudillos, además de la familia de Sara Valle, los que están en nómina y, claro, el director del deporte que, aun cuando es de menor rango, tiene el poder de primer nivel por su cercanía con la primera autoridad.

En la fiesta hubo baile y risas, ambiente que contrasta con la austeridad en las familias de mil 400 trabajadores del Ayuntamiento que de 60 y 45 días de aguinaldo, recibieron 15 y 10. Esa molestia poco le interesó a la presidenta municipal que, sin cuidado de formas, posó sonriente para las fotos con sus colaboradores cercanos. Dónde quedaría la sensibilidad prometida en la cuarta transformación.

Tirabuzón

El regidor Jesús Olmedo analiza acciones legales por las amenazas sufridas la semana pasada por parte de su homólogo, Iván Acevedo. Este ultimo ya había sido vinculado en este tipo de asuntos y se sabe no es la primera vez en la que sus advertencias y pronunciamientos llevan un dejo de violencia, por eso Olmedo valora la posibilidad de protegerse con la Ley en la mano.

La Quebradora

En Empalme, aunque al interior de Palacio hay calma, la inconformidad existe entre el personal que no recibió aguinaldo. El alcalde Francisco Genesta cumplió con personal sindicalizado y policías, pero dejó pendiente a personal administrativo. Según las cuentas de la Tesorería, estarán en condiciones de pagar el resto hasta enero.

Comentarios

menu
menu