A pesar de tragedia, gobierno sigue

A pesar de tragedia, gobierno sigue

Primera caída

Con poco avance en investigación sobre asesinato de contralor Daniel Morales Pardini y el auditor Enrique Galarza Gastélum, el Ayuntamiento debe superar trance y continuar con el proyecto de gobierno, aunque sin una pieza clave. Los decesos obligan a la alcaldesa Sara Valle Dessens a replantear los cambios que tenía previsto y priorizar el rubro de seguridad pública, porque es evidente que algo no ha funcionado.

Se sabe que la presidenta municipal ha sostenido comunicación constante con el secretario de seguridad pública y protección ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, en aras de encontrar solución al grave problema de violencia que enfrenta el municipio, a partir de la fragilidad de las instituciones, por lo que el primer paso es precisamente fortalecer la administración con el apoyo de la federación. Para este día habrá reunión de gabinete para refrendar compromisos y ver hacia adelante, como lo esperan los ciudadanos. En la contraloría, en tanto no se determine al sucesor definitivo, habrá encargado de despacho para seguir con todos los procesos que Pardini dejó pendientes, empezando por los expedientes de la anterior administración, a punto de resolverse.

Como en el órgano de control, en seguridad pública se hicieron algunos ajustes en el grupo operativo, hasta que se decida el perfil que habrá de suceder a Silvestre Armenta Ramírez. Todos esos retos tiene que enfrentar la alcaldesa y superarlos en los próximos días para que una tragedia que conmocionó a la comunidad, no desestabilice al gobierno.

Segunda caída

Como la función debe continuar, para esta semana se prepara una manifestación de comerciantes informales por la expedición de un permiso en la avenida Serdán, a favor de un vendedor afín al gobierno. José Luis Angulo, el coordinador de vendedores ambulantes se deslinda de la autorización y señala veladamente como responsable a la secretaria del Ayuntamiento, Jazmín Gómez Lizárraga y a gente de la presidencia municipal que se habrían brincado las cuerdas para entregar un permiso en una zona donde está prohibido porque, como se recordará, la avenida Serdán quedó limitada para el comercio informal, desde aquella limpia de Carlos Zataráin.

Aunque cada administración coloca a su gente, en el gobierno de la cuarta transformación iba a ser diferente, por eso los vendedores unirán fuerzas y advierten estar dispuestos a tomar calles si se permite la operación del nuevo informal, pero primero dialogarán con la alcaldesa para exigirle respete espacios.

Tercera caída

En Empalme se prepara la primera denuncia por acoso laboral y abuso de autoridad contra mandos policiacos, por parte de una mujer policía inconforme con el trato. María Castro ha sido removida en varias ocasiones, señala prepotencia y exige respeto a su labor. El viernes, la mujer acudió a presentar denuncia a la contraloría pero el titular no estaba, por eso será hoy cuando se suba al ring, para defender derechos, incluso se habla de que pudiera acudir a derechos humanos, si no encuentra respuesta del contralor Francisco Palacios.

En la otra esquina, el comisario de seguridad pública, Emanuel Noriega, señala insubordinación de la agente, indisciplina y argumenta necesidades del servicio para justificar cambios. El inconveniente del jefe policíaco es que mientras le exige a los gendarmes, a la subjefa le autoriza faltar, irse de Empalme y cobrar como si nada, por la cercana relación de ambos, consideraciones que no se tuvieron con Castro, para provocar su molestia que obligará a mandos policiacos a comparecer ante la contraloría. Como si no tuvieran problemas de inseguridad que resolver!

El Tirabuzón

A pesar de ser una recomendación de la mesa de seguridad, la alcaldesa Sara Valle Dessens y funcionarios de primer nivel rechazaron custodia policiaca, tras el homicidio de dos trabajadores del gobierno. El argumento de la primera autoridad es válido, quien nada debe, nada teme. Lo que sí pudieran hacer los de la mesa de seguridad es garantizar la vigilancia en la ciudad o, aunque sea en el centro de Guaymas.

La Quebradora

Aunque oficialmente el operativo Tetabiate continúa en Empalme, los chicos rudos de la PESP se ven muy poco en las calles. Este fin de semana, las camionetas de la corporación estatal se vieron desde temprano en estacionamientos de hoteles, señal que no participaron en el operativo nocturno, como lo hacían antes. Y bajan la guardia justo cuando más se necesita.

Comentarios

menu
menu